BIENVENIDO A

Principios libertarios

Una Web divulgativa para que conozcas en varios minutos

la alternativa política

más libre y diferente

El libertarismo se basa en una política de estado reducido, devolviendo el poder a quien realmente
corresponde: la ciudadanía. En la actualidad encontramos un gobierno gigantesco que legisla y
controla todos los aspectos de nuestra vida. ¿De verdad es necesario?

Vamos a descubrirlo.

Comparte la Web en redes sociales

para apoyar una sociedad libre :)

Tu descontento
no se arregla cambiando
a unos políticos por otros
que hagan exactamente
lo mismo

El plan de la casi la totalidad de los partidos políticos es el mismo: controlar el dinero público, gastarlo en contentar a sus votantes, asociaciones o empresas amigas, y “reconducir” la moral de la sociedad dependiendo de la ideología de quien gobierne.... te guste o no. Votando la misma lógica, tenemos un estado cada vez más corrupto que se apropia de las decisiones que te corresponden por derecho, además derecortar la autonomía de la sociedad y exigir más impuestos por la causa.

El libertarismo propone reducir al Estado y devolver el control político y social al ciudadano. ¿Un Estado enorme protege mejor a la gente? falso. Primero quita y después devuelve migajas. Si fuese así, debería limitarse a los servicios básicos, y emplear la mínima coacción, y no recaudar impuestos para hacer otros usos arbitrarios.

Al final la mayoría de
problemas tienen que ver
con malas decisiones
políticas.

Cuantas más decisiones puede tomar un gobierno, más oportunidades de corrupción o mala gestión aparecen. ¿Cuántas veces hemos escuchado frases como “el capitalismo es perverso” y luego resulta que el desastre se debía a que un político hizo un pacto con una empresa privada porque se llevaba algo a cambio? Si hubiese el menor número de políticos posible, y que no pudieran decidir a su antojo qué hacer con el dinero público, el caso no podría darse.

El mejor lugar donde está el dinero público es en el bolsillo de cada uno de los contribuyentes. No hace falta que te lo quiten porque según ellos, saben gestionarlo mejor que tú y tampoco que te preocupes por cómo funcionan las cosas. El estado es el mayor monopolio que existe, y encima no permiten exigirles responsabilidad alguna.

A mayor libertad y menos
presión de impuestos,
se crea más trabajo

¿Qué sucede con las sociedades donde hay menos presión fiscal para trabajadores y empresas? que los puestos de trabajo crecen como la espuma. Se activa la economía, se permite la entrada nuevos emprendedores con buenas ideas, y que las empresas establecidas crezcan.

Países como Suiza, Australia, o Dinamarca son ejemplo de ello. Lo mejor para prosperar no es que ahoguen a impuestos y que te devuelvan una parte. No, lo que realmente ayuda es dejar que la sociedad tenga más oportunidades laborales y que crezca la oferta y la demanda. Un estado no puede crear trabajo, lo único que está en su mano es poner más o menos barreras para que la gente pueda prosperar por sus propios medios. A mayor libertad, mayor trabajo para todos.

Rescatar bancos o empresas
privadas no es liberalismo.
Todo lo contrario.

Pues no, ningún liberal defiende eso. Quitar el dinero a unos y dárselo a otros no es libre mercado, es lo opuesto. Un Estado jamás tendría que rescatar a nadie con dinero público. Si pierdes, pierdes.

Además todos los bancos y cajas de ahorro rescatados en España eran gestionados por políticos, ninguno de ellos era una entidad privada en manos privadas.

¿ Y subvencionar empresas? Tampoco es libre mercado utilizar dinero público para subvencionar empresas. El dinero debe quedarse en el bolsillo del que lo ha ganado, que es el que tiene el derecho a decidir en qué se gasta.

Todas las ideas, creencias, y
modos de vida, deben ser
respetados por igual

Las personas somos irrepetibles. Cada uno tenemos nuestra forma de ser, ideas, preferencias, y proyecto de vida particular. Que haya diversidad no solo es natural sino que enriquece al conjunto de la población.

En una sociedad libre puedes vivir como quieras tu vida, siempre que no agredas ni lo impongas a los demás. Del mismo modo, debes respetar la forma de vida de los demás, aunque te desagrade.

¿Y qué pasa con los niños? Todos queremos que nuestros hijos vivan en entornos seguros , pero la realidad es otra. Tus hijos, inevitablemente, se van a ver expuestos a formas de vivir que te desagraden (como sabes esto ya pasa, incluso donde se prohíben). Es tu responsabilidad el educarlo para que sepa cómo actuar al respecto. Los libertarios no prometemos paraísos terrenales imposibles, como hacen otros.

No queremos Control y
regulación sin límites

El estado regula lo que puedes producir y consumir, qué cultura se pagará con tu dinero y que ideas se deben enseñar en las escuelas. La mayoría de las regulaciones no sirven para la protección de las personas (objetivo legítimo desde un punto de vista liberal) sino para imponerte la ideología del gobernante de turno.

En España se aprobaron en el año 2012 más de un millón de páginas de nuevas regulaciones. Necesitarías leer 2740 páginas cada día, incluyendo festivos, sólo para estar al día de la legislación aprobada. Hasta la curvatura de los pepinos que se pueden poner a la venta está regulada por ley.

El que las leyes sean tan abundantes y se necesite permisos para poder realizar muchos negocios es una fuente de corrupción, bien se compra a los políticos para poder hacer algo legítimo que depende de su decisión, o para que se apruebe legislación que impida la competencia de otras empresas.

El engaño de los servicios
públicos. Mala calidad a
precio de oro

Al no tener competencia directa y estar bajo una gestión estatal, los servicios públicos dan un servicio de mala calidad. Somos suficientemente listos como para saber escoger los servicios que necesitemos sin que el estado lo haga por nosotros, y si bien puede haber servicios públicos básicos debería ser posible poder elegir otros que te convenga más sin que tengas que pagar por duplicado.

¿Y los que no pueden pagarse, por ejemplo, la sanidad? Para ello existe el cheque sanitario y otras coberturas base como la educación que deberían formar parte de los pocos impuestos a pagar de una sociedad libre.Nadie queda desprotegido.

Lo importante es que lejos de cubrir solo necesidades básicas, hay una cultura de derroche del dinero público en servicios que nunca usarás o que son totalmente innecesarios. y que debemos replantear.

Una filosofía muy simple:
Vive y deja vivir

En resumen todo esto va de no imponer a otros lo que tu consideras correcto. Hay una gran diferencia en las frase “mis ideas no me permiten hacer esto” a “mis ideas no te permiten hacer esto”. Cuanta más libertad en derechos individuales tiene la sociedad, pueden apoyar más y mejor las causas en las que creen y el tipo de vida que quieren llevar.

Respetémonos en lo social, en lo económico, y en la convivencia. Tenemos derecho a decidir por nosotros mismos y que ningún grupo privado, incluyendo al Estado pese a hacerse pasar por lo contrario, nos someta a su voluntad y criterio.

Vale, ¿entonces a quién beneficia el libertarismo?

A todos

  • En lo económico:

    Mayor número de oportunidades laborales, realización personal, y prosperidad

  • En lo social:

    Máximo respeto a los derechos individuales.

  • En lo político:

    La forma más eficaz de evitar la corrupción, gastos inapropiados, e impuestos exagerados.

¿Y quién representa estos valores en las urnas?

El único partido que en vez de exigir más poder de control, quiere que haya menos. Si te ha gustado
esta introducción a un sociedad libre, busca más información por internet, libros, conferencias, o
visita la Web del partido para conocer la contrapolítica.